Presentación

Estimado/a visitante.
 
A través de estas breves líneas, desearía realizarte una reflexión.
 
El ser humano tiende a sentirse débil o inferior por pedir ayuda a los demás. Ya el hecho de reconocer que necesitamos ayuda, nos supone un proceso en el que hemos de vencer nuestro orgullo o nuestro miedo.
 
Ten claro algo: Pedir ayuda, no es un signo de debilidad, sino de valentía.La realidad en ocasiones no es la ideal y nos genera miedo, rechazo, frustración e impotencia.
 
Te ofrezco un lugar seguro y confidencial con un espacio de escucha para que entre las dos partes busquemos soluciones que den respuesta a estas preguntas, dudas, miedos, conflictos emocionales... Basada en la profesionalidad que mi formación y experiencia me proporcionan.
 
Gracias por tu visita. 
 

 

Más información